Shang-Chi resalta la cultura y la identidad asiáticas con Simu Liu como protagonista, figurando como el estreno más destacado del fin de semana en los cines y de los más esperanzadores para salvar las salas que todavía se ven afectadas por la crisis que generó la pandemia.

Es muy pronto para hablar de éxito o fracaso, los cines siguen sin estar con su salud al 100%, pero en su primer noche de estreno Shang-Chi y la leyenda de los diez anillos ha recaudado 8,8 millones de dólares, aunque aún está por debajo de los 39,5 millones de dólares que logró Black Widow, estando aquella también en Disney Plus y esta no.

¿Por qué verla en cines? te compartimos varias razones en el siguiente video:

Aunque este nuevo superhéroe se encontraba en el anonimato en las películas, el personaje como tal ya tiene 48 años, fue inspirado por el boom de las artes marciales en el cine, principalmente por las películas de Bruce Lee, Shang Chi en los comics apareció por primera vez en el número 15 de la colección Special Marvel Edition de 1973.

Unete a Disney+ hoy mismo, crea tu cuenta en este link

Le interesará leer: Llegó Star+ Latinoamérica, recorrido por su plataforma, contenido y costos

Y, esta película no se siente como una entrega más de MCU, lo cual es un cumplido.Una película moderna de artes marciales que trae nuevos personajes y que funcionan bastante bien para Marvel, dando más libertad de juego y la oportunidad de reescribir la historia sin molestar a los fanáticos. Es divertido ver a los personajes peleando de una manera diferente a la que normalmente vemos en una película de superhéroes.

Shang-Chi tiene una de las mejores intros de Marvel. Durante la primera hora, parece que podría ser una de las mejores películas. Este héroe del cómic también tiene el potencial de ser un jugador importante en el MCU.

Cuenta con varias secuencias de acción muy bien logradas y claramente referencias a la cultura ancestral de Asia, con buenos enfrentamientos y combates,eso hace que verla en cine sea aún más un deleite audiovisual increíble porque cuenta con puestas en escena y fotografías que en casa, créanme que no lo van a apreciar.

La trama gira en torno al destino de Shang-Chi como sucesor de un imperio criminal, algo que no lo convence demasiado y deberá enfrentarse a un trauma de su pasado, un pasado que él creía haber dejado muy atrás, pero que ha regresado para atormentarle. Todo esto estallará cuando descubra la misteriosa organización de los Diez Anillos.

En los viñetas no se ha cerrado una historia de origen clara para este héroe, lo que permitió a los creadores de la película traer al villano El Mandarín que lo vimos en Iron Man 3, que fue un muy mal personaje, al revelarse que era un impostor, algo que decepcionó. Sin embargo, esta vez reivindica al personaje que le de su lugar como se debe el actor Tony Leung, quien es una de las grandes estrellas legendarias de Hong Kong desde mediados de los años 90 y logra llegar a la esencia de Wenwu, el padre de Shang-Chi, viéndolo como un ser humano quebrado que persigue aquello que le fue arrebatado y desesperadamente quiere recuperar.