Durante esta complicada era pandémica, la mecánica en la que conectamos con nuevas personas se ha valido enormemente de los servicios digitales y aplicaciones como Tinder, Bumble Happn, han adoptado un papel fundamental a la hora de conocer nuevos prospectos amorosos o amistosos. Sin embargo, tal y como ocurre de la manera tradicional, las estafas y engaños están a la orden del día.

Ya son varios los usuarios que han reportado que en Facebook, Twitter, Mercado Libre, Amazon y otras redes sociales populares y de alto tráfico se está haciendo cada vez más difícil compartir contenidos o hacer eventos relacionados con empresas de ventas directa, por lo que los usuarios de estas redes han recurrido a trucos de contacto a través de estas redes sociales.

El fraude en Tinder

Recientemente, el blog CVBJ recopiló algunas anécdotas internacionales de usuarios de apps de citas, revelando cómo lo que debería de ser una reunión normal se convirtió en una estafa para introducir a nuevas víctimas en los infames negociosos piramidales.

Ese es el caso de @porthosky, un usuario de nacionalidad argentina en Twitter, quien confesó que uno de sus “matchs” en Tinder intentó inducirlo al esquema de negocios de Herbalife.

Herbalife Nutrition es una corporación global de marketing multinivel que desarrolla y vende suplementos dietéticos. Las acusaciones en su contra sostienen que se trata de una estructura piramidal, y que las ganancias provienen del ingreso de nuevos distribuidores y no de la venta de productos en sí. El 80% de las personas fracasa. Solo el 5% reciben ganancias significativas, esto en perjuicio de los muchos que están abajo y que no solo no ganan: pierden.

@porthosky advirtió inmediatamente que algo no iba bien cuando su match en Tinder le preguntó si era “una persona emprendedora”. Su cita propuesta era pasar la tarde en el centro comercial para escuchar una conversación de negocios.

Le dije que no quería unirme a Herbalife y me aseguró que no era lo mismo. Cuando le pedí que me explicara de qué se trataba, me respondió que no podía explicarlo porque era visual.

Me preguntó si hacía deporte, a lo que le respondí que sí, y que también seguía una dieta. Comenzó a contarme su supuesta historia, en la que perdió mucho peso con sus productos.

Te puede interesar: ¿Sabes qué es el Immunocal?

Google News Síguenos en Google News