La historia nos cuenta que la danza es la mas antigua de las artes y que Terpsicore (no Esther Piscore como dirian Les Luthiers) es la musa de la danza. De ser esto completamente cierto la primera mitad de la década de los sesenta debe haber sido las más feliz para esta sagrada presencia, pues es durante este periodo en el que surge una cantidad inusitada de danzas que ponen al mundo a brincar-en el buen sentido de la palabra-de un lado a otro.

el palmas music presenta compilatorio sabor surf unnamed 4
El Palmas Music presenta: Compilatorio Sabor Surf 3

La cosa comienza con un simpático gordito que bajo el remoquete de Chubby Checker convenció a media humanidad de que para ser feliz habia que bailar como si te estuvieras secando la espalda despues de una ducha mientras apagabas, con los pies, una colilla encendida. Y esa simple receta le bastó para alcanzar el número uno de los discos más vendidos y escuchados el 18 de septiembre de 1960.

La fiebre del twist aparentemente pasó, pero un trasnochado discjockey radial lo rescató a finales de 1961 para llevarla otra vez al puesto de honor el 13 de enero de 1962, Y esto bastó para que se desencadenara una sucesión casi infinita de ritmos y bailes: Hullly Gully, Locomotion, The Fly, The Jerk, the Pony, The Limbo, el elegante Madison y asi, hasta llegar a lo que nos ocupa: El Surf.

El surf es un ritmo basado en los movimientos de un surfista sobre una tabla de surfear, valga la descripción (pero no se me ocurre otra) y fue popularizado por un grupo eterno como The Beach Boys. Y Venezuela no podia quedar fuera de su influjo. Ya el país había sucumbido a la tentación del twist pero no en la magnitud que lo haría poco tiempo después con este nuevo ritmo: los pocos programas musicales en la radio dedicados a la juventud le dieron amplia cabida y al televisivo Ritmo y Juventud ( Suerte de American Bandstand venezolano) pronto se sumarian El Club del Clan y muy especialmente El Club Musical. Este programa, pensado originalmente para el lucimiento del combo de Renato Salani, tuvo la ocurrencia de invitar un dia a el grupo Los Supersónicos. !Craso error! Pues desde ese dia los muchachos se quedaron con el espacio, invitando además ocasionalmente a grupos de Caracas y del interior del pais.

Y entre esos grupos del interior llegaban desde Maracaibo Los Impala, en su segunda visita y con una formación diferente a la de su primera presentación en la capital. Y como si fuera poco, a principios de 1964 se presentan personalmente The Trashmen, en pleno apogeo de El Pájaro Bañista. Los muchachos – entre los que me contaba en la época- no nos podíamos creer el estar presenciando en vivo las extrañas desarticulaciones de Steve Wahrer en el aún más extraño tema. Y como colofón a todas esas maravillas el show más importante de la televisión venezolana daba amplia cabida a las manifestaciones juveniles y como si fuera poco, montones de locales de esparcimiento dedicados a la juventud abrian sus puertas todos los dias. Como olvidar a la legendaria Mi Vaca y Yo en las afueras de Caracas, lugar en donde se presentaban semanalmente infinidad de grupos juveniles.

Los Supersónicos y Los Impala sobresalían a nivel de popularidad entre la gran cantidad de agrupaciones existentes, llegando incluso a tener éxitos a nivel internacional, especialmente Los Impala quienes se consagrarían como verdaderas estrellas en España.
Buena cantidad de artistas pertenecientes a estos grupos hicieron carreras artísticas de importancia y algunos de ellos siguen brillando con luz propia.

En resumen, una época bonita recordada con nostalgia, en donde el surf tuvo participación estelar. Una época fielmente reflejada en este disco que ahora está en sus manos.

También te puede interesar: Estereomance estrena su nuevo EP: What Do You Want It To Be?

Escucha nuestro podcast

Este artista y muchos más están reseñados en nuestro podcast semanal. Conducen Diego Restrepo y Giovanna Sánchez.

https://open.spotify.com/show/3JxWhXMM658tiDrkOxiR4H