Con la participación del barítono estadounidense Keanon Kyles y la mezzosoprano española Estibaliz Ruiz, más de 2.000 voces le darán vida a ‘El arca de Noé’, la ópera del compositor británico Benjamin Britten que, en una producción monumental, se presentará el próximo miércoles 5 de junio a las 7:30PM, en el Auditorio León de Greiff. La entrada será libre y habrá transmisión en la Plaza Central de la Universidad Nacional.

Bajo la iniciativa y dirección general del maestro ruso Guerassim Voronkov y de la maestra colombiana Ángela Simbaqueba, 23 coros infantiles, juveniles y adultos de distintas instituciones, se unirán a la Orquesta Suzuki, el Taller de Ópera y la Orquesta Sinfónica Collegium Musicum del Conservatorio de Música, de la Universidad Nacional de Colombia. El vestuario, la iluminación y la escenografía fue creado por los estudiantes de la Facultad de Artes de la Universidad Nacional de Colombia.

El evento ha sido organizado por la Cátedra Gabriel García Márquez “Realismo mágico musical” de la Dirección Académica – sede Bogotá, el Conservatorio de Música de la Facultad de Artes y la Dirección de Patrimonio Cultural de la Universidad Nacional de Colombia.


Un montaje colosal donde los intérpretes se tomarán completamente el escenario, la silletería y demás espacios del recinto, y el público seguirá la representación desde la Plaza Central, a través de pantallas.

En esta obra para actores, solistas, orquesta, coros infantiles y coros mixtos se unen los distintos coros de las universidades Nacional de Colombia, Pedagógica Nacional, Pontificia Universidad Javeriana, Jorge Tadeo Lozano, La Sabana, Sergio Arboleda y la Fundación Universitaria Ciencias de la Salud, además de los coros de la Catedral Primada de Bogotá, la Orquesta Filarmónica de Bogotá, Corfocoral, Cafam, Voces de Luz, Coro Amitié, Coro +55 Unisalud, Tinkuy Ensamble Vocal, la Cátedra Realismo Mágico y Múcura Ensamble Vocal –cada uno con sus propios directores-.

EL PROYECTO

Este montaje nació de la iniciativa conjunta entre el maestro Guerassim Voronkov y la maestra Ángela Simbaqueba, docentes adscritos al Conservatorio de Música de la Universidad Nacional de Colombia. El proyecto se enmarca en un ámbito experimental que busca hacer partícipe de esta creación a los integrantes de su comunidad universitaria, a profesionales externos y a conjuntos corales profesionales y semiprofesionales ávidos de compartir la música.

Inmersos en la Cátedra Gabriel García Márquez “Realismo mágico musical” de la Dirección Académica de la Sede Bogotá, los maestros ofrecerán el título de ópera que ha inspirado esta gigante participación: “El arca de Noé’ del compositor Benjamin Britten, obra escrita para actores, solistas, orquesta, coros infantiles y coros mixtos. También harán parte más de mil estudiantes que pertenecen a la Cátedra y, quienes actuando y cantando llevarán a lo real, como intérpretes, la magia de la ópera junto al resto del elenco. Un equipo interdisciplinar de producción, conformado por estudiantes de todas las Escuelas de la Facultad de Artes, diseñó el vestuario, la iluminación y la escenografía para llevar esta representación a su máxima expresión musical y artística, que podrá ser vista en pantalla desde la Plaza Central.

De esta manera se rompe el esquema de teatro, de escenario y de público y el Auditorio León de Greiff se convertirá en la enorme Arca de Greiff. Un proyecto experimental de gran envergadura, que se convierte en hito artístico al no tener antecedentes comparables.

LA ÓPERA: Noye’s Fludde o El arca de Noé de Benjamin Britten

El arca de Noé o Noye’s Fludde Op. 59, de Benjamin Britten se basa en una ‘Obra de Misterio de Chester1, que hace referencia a representación teatral de historias bíblicas realizadas por artesanos en Chester, Inglaterra, desde el siglo XIV. Dichas representaciones se prohibieron en 1587 y fueron rescatadas en 1951 para el Festival of Britain (Chester Mistery Plays, 2019). Britten compuso para aficionados y principiantes de todas las edades, principalmente para niños, pues le fascinaban las voces infantiles. El propósito de estas composiciones era permitir que músicos amateurs interpretaran obras que disfrutaran y que al mismo tiempo les permitieran desarrollar sus habilidades. Para ‘El arca de Noé’, solo son requeridos alrededor de 10 intérpretes profesionales, y el resto del elenco son niños.

Los personajes de esta ópera concebida en un solo acto son: la voz de Dios (voz hablada) Noé (bajo-barítono) y su esposa Mrs. Noé (contralto), los hijos de Noé y sus esposas (niños), 7 grupos de animales (niños) y las chismosas (mujeres y niñas con fuertes voces). La Congregación, el personaje más grande de la ópera, está escrito para ser cantado por el público. La intervención de este último personaje es posible, ya que los tres himnos cantados por éste son himnos religiosos conocidos. El primero, Lord Jesus, think on me fue compuesto por Sinesio de Cirene (375-430), Obispo de Ptolemaida (Budwey et al., s.f.). El segundo, Eternal Father del compositor inglés William Whiting (1825-1878). El himno con el que cierra la ópera es el conocido Canon de Tallis (1505-1585) compuesto en 1561, adaptado al texto The Spacious firmament on high del escritor inglés Joseph Addison. Estos tres himnos marcan tres momentos importantes en la obra: la construcción del arca, el diluvio y la llegada a tierra.

La obra comienza con el himno Lord Jesus, think on me, seguido de la intervención de Dios, quien da la orden a Noé de construir un arca, pues su deseo es aleccionar al hombre y a las criaturas que lo niegan en la tierra. Noé acepta la misión y sus hijos Sem, Ham y Jaffet vienen a ayudar con sus esposas. Sin embargo, la señora Noé se muestra reacia a ayudar, pues prefiere beber acompañada de sus amigas, las chismosas. Noé insiste en que suba al arca, pero ella se opone. Empiezan a llegar los animales divididos en siete grupos. Después de rogar mucho, sus hijos suben a la fuerza a la Señora Noé. Cuando ésta finalmente sube, comienzan a caer las primeras gotas de lluvia y sube la tensión en el ambiente. Después de cantar el himno Eternal Father, el diluvio empieza a cesar. Viene el episodio en que Noé envía al cuervo a buscar tierra seca, pero no vuelve, entonces envía a una paloma, que al cabo de un tiempo regresa con una rama de olivo en el pico. Despiertan humanos y animales agradeciendo a Dios, y este le promete a Noé que nunca volverá a castigar a la humanidad con agua, y como prueba de ese pacto nace el arcoíris. Comienza el descenso a la tierra mientras es cantado el Canon de Tallis. La obra concluye con la bendición de Dios a Noé.

EL COMPOSITOR

Benjamin Britten nació el 22 de noviembre (día de Santa Cecilia, patrona de la música) de 1913 en Lowestoft (Inglaterra), y falleció el 4 de diciembre de 1976 en Aldeburgh. Empezó a componer de forma autodidacta desde los 5 años y recibió lecciones de piano a los 8, y de viola a los 10. Recibió de Frank Brigde, su primer maestro, clases de composición y a los 16 años ingresó al Royal College of Music donde estudió piano y composición. Al graduarse, trabajó componiendo para cine y radio, medio donde conoció al poeta Wystan Hugh. Auden, con quien luego trabajó.

Al llegar la guerra viajó a Estados Unidos en 1939, y allí compuso su famoso Requiem War. La homosexualidad de Britten es un tema del que poco se habla, pero juega un papel importante en su vida, pues lo lleva a la reflexión y al interés por las minorías. Es un pacifista convencido, por lo tanto el tema recurrente en su obra es la defensa de la humanidad contra las injusticias. En 1942 regresó a Inglaterra donde estrenó la ópera Peter Grimes (protagonizada por su pareja, el tenor Peter Pears) que lo consagrará como el músico y compositor inglés más importante desde Henry Purcell, pues esta obra marcó el inicio de una nueva era de la música en inglesa. Más tarde se instaló en Aldeburgh, donde fundó el Festival de Música y Artes de la misma ciudad. Fue intérprete de sus propias obras, hasta que la enfermedad en 1973 le impidió continuar. Fue galardonado con el premio Aspen en 1964, se convirtió en “Compañero de Honor” en 1952, miembro de la Orden de Mérito en 1965 y Lord en el año de su muerte (fue el primer músico en recibir dicho honor).

Compuso alrededor de 17 obras dramáticas, 24 obras para orquesta, 43 obras corales, 25 obras instrumentales y de cámara, 28 obras vocales, además de música incidental y otros arreglos. Los géneros por los que se le reconoce principalmente son la ópera, la canción inglesa moderna y las composiciones para amateurs. Su obra maestra de este último género es precisamente Noye’s Fludde, no solo por la cantidad de intérpretes que requiere sino también por la calidad musical, que según él, no debía ser sacrificada por la sencillez y deleite que esta brindaba, si bien estas cualidades también eran importantes.