La Fundación Alemana Schwelle para las contribuciones a la paz anunció la nominación de César López al Premio Internacional por la Paz por su obra y su lucha pacífica de tantos años con su música en pro de sensibilizar al país y al mundo sobre los horrores de la guerra. Los ganadores serán anunciados el 27 de julio.

Tres de sus más importantes proyectos son los que lo hacen acreedor a tal distinción. El primero es el denominado “Batallón Artístico de Reacción Inmediata”, Un grupo de artistas que llegaba inmediatamente al lugar de sucesos violentos para acompañar a las víctimas, escuchar sus historias y apoyarlos en la superacion de su miedo, rabia o indignacion a través de la música como herramienta terapéutica.

El segundo proyecto es el Banco de Instrumentos Musicales, pretende recolectar instrumentos a lo largo y ancho del país para ponerlos en manos de fundaciones, comunidades vulnerables o víctimas de la violencia. López visita cada una de estas poblaciones, directamente los entrega y en un ejercicio colectivo componen canciones que ayudan a reconstruir la memoria histórica.

La tercera iniciativa que engloba la labor de Cesar Lopez y lo hace merecedor a esta importante nominacion es el Proyecto 24-0 que lleva 7 años y es una estrategia de intervención social en donde realizando intervenciones con danza, teatro, y conciertos se pretende reducir a cero (0) el número de homicidios en 24 horas y sensibilizar sobre el inmenso valor de la vida. Esta idea ha tenido gran acogida y se la han replicado organizaciones y colectivos en 9 países de Latinoamérica como Guatemala, Venezuela, honduras, Argentina y El Salvador.

SU NUEVO ALBUM

César López se encuentra en el estudio grabando su siguiente álbum el cual contará con colaboraciones de grandes artistas líderes de paz en el mundo. El álbum saldrá a la luz el primer semestre del 2018 y en los próximos días compartira la primera cancion de su álbum y llevará por nombre “Fin”, un sentido tema que fue compuesto para la ceremonia de entrega de armas de las FARC-EP y le canta al final de la guerra, recordando el daño que esta ha causado en el mundo pero enalteciendo la capacidad del ser humano para crear sanar soñar y vivir en paz, muy pertinente en estos momentos de reconciliación que se viven en el país.

Sobre Cesar López:

Nacido en Bogotá- Cundinamarca, comenzó su carrera musical a los 8 años experimentando con un tiple que encontró por azares del destino en su casa. Su talento innato para la música fue tan evidente que desde tan temprana edad fue aceptado el conservatorio de la Universidad Nacional de Colombia donde aprendió a tocar el piano. A los 14 años decide montar su primera banda de rock “Los amantes de Lucía” en la que interpretó la batería (muestra clara de su versatilidad con todos los instrumentos que cruzaban por su camino), al tiempo que continúo sus estudios en la banda juvenil de la Universidad Nacional.

Como parte de su escuela en la música, César hizo parte de varios proyectos importantes de la música colombiana tocando junto a artistas de la talla de José Gaviria y la fallecida Vicky, tocando desde la batería hasta el bajo a lo largo y ancho del país.

En el año 1990 es invitado a hacer parte la emblemática agrupación Poligamia con quienes grabaría álbumes tan recordados cómo “Búscame”, “Desvanecer”, “Mi Generación” y “Confusión”, además de la serie para televisión “Mi Generación” y los acompañaría hasta el año 97 cuando esta desaparece por completo, no sin antes grabar un concierto en vivo que quedaría para la historia.

Es así como César continúa con su prominente carrera musical y compone su primer trabajo como solista “El álbum del la ausencia” en homenaje a su padre fallecido. Como parte de su catarsis, César decide visitar clínicas psiquiátricas y a niños con enfermedades variadas. En estas visitas Cesar cambia su manera de ver la vida y comienza su correría por el mundo conociendo historias de los más necesitados y dándoles voz a través de su música.

Fue esta experiencia la que le enseñaría al artista a ver el mundo desde una perspectiva mucho más humana y despierta su sensibilidad y su necesidad de crear conciencia sobre el verdadero papel de la música en la sociedad cambiando vidas.

En el año 1998 Cesar graba su segundo álbum “Alas de prueba” y en el año 1999 cobraría vida “Vacío y realidad” Junto a Antonio Arnedo, este último una obra maestra donde el piano y saxofón son los protagonistas de todo el álbum.

Después llegarían álbumes como “La Resistencia” del año 2000 y “Batallón artístico de reacción inmediata” el cual surge cuando a raíz del atentado terrorista contra El Club el Nogal entre otros eventos violentos que sucedían en el país en esa época y el artista quiso que la sociedad reaccionaran frente a esto a través de la música nace su idea de fusionar estos dos elementos y nace la Escopetarra. A partir de ese momento nace el activista social y comienza su correría por el país y el mundo llevando la música como un instrumento de paz haciéndose acreedor de la distinción de las Naciones Unidas como mensajero de la no violencia y emisario de conciencia de Amnistía Internacional.

Su obra más importante La Escopetarra es donada como un símbolo de paz mundial a ciudades como Barcelona, New York, París, Berlín, Nueva Deli, Ciudad de Guatemala, Medellín, Rio de Janeiro, Bogotá y la India en donde el artista hace entrega una de ellas a Tara Gandhi, la nieta de Mahatma Gandhi quien al recibirla asegura “Si mi abuelo estuviera vivo diría que esa es una verdadera herramienta de la no violencia”.

A partir de ese viaje músical Cesar comienza a apoyar procesos culturales y sociales en el mundo como las Favelas de Rio de Janeiro, donde ayudo a robarle jóvenes a las bandas de narcos para que estudiarán música, fue invitado por la UNESCO al Foro mundial de la juventud en parís 2012 junto al reconocido actor norteamericano Forrest Wetocker, participo del concierto mundial del Día Internacional de la paz en Ámsterdam en 2014, y llevó su música en la Asamblea General de las Naciones Unidas dedicada al control de armas nucleares 2015, entre otros.

Dentro de su país ha llegado a zonas muy apartadas las cuales han sufrido los estragos de la violencia, escuchado sus historias, dialogando con las comunidades para transformarlas en canciones y construir documentos donde se cuentan estas realidades y como el arte debe intervenir socialmente, además creo la Fundación 24-0 Por medio de la cual realiza el intenso trabajo social y cultural, a través de proyectos como el Banco de instrumentos musicales que se encarga de dotar a niños y jóvenes vulnerables en el país, así como la jornada 24-0 para la prevención de la violencia.

Publicidad

Otros de sus trabajos musicales:

2002 Invisibles-invencibles proyecto en donde busco músicos que ahora son habitantes la calle con los cuales hacen un concierto en el teatro Jorge Eliecer Gaitán.
2003 “Alas de Prueba 2”
2004 “La Resistencia”
2007 “Alas de Prueba 3”
2009 “Toda bala es perdida”
2012 “Ícaro”
2016 “Canciones para después de una guerra”