Valeria Ortega, la participante de 20 años que había reingresado a ‘MasterChef Colombia’ hace pocas semanas, nuevamente salió de la competencia. Y aunque los jurados elogiaron en varias ocasiones sus platos en esta segunda etapa, también le decían que la veían desanimada. No obstante, la barranquillera afirma que esta segunda oportunidad la aprovechó al máximo y que dio lo mejor sí misma para llegar más lejos. Prueba de ello, fue que ganó uno de los retos de la ‘caja misteriosa’ y algunas de sus preparaciones estuvieron entre los tres mejores platos.

Valeria

Sin embargo, en la noche de eliminación, sus habilidades culinarias no fueron suficientes para convencer a Jorge a Paco y a Nicolás, quienes a estas alturas de la competencia están más exigentes y por este motivo decidieron eliminarla.

Segura de que su pasión es la cocina, Valeria luchará con más ahínco para convertirse en chef profesional y en un futuro montar su propio restaurante.

“A ESTA SEGUNDA ETAPA LE SAQUÉ MÁS EL JUGO Y ESTOY TOTALMENTE SATISFECHA CON EL TRABAJO QUE HICE”

¿Cómo fue su experiencia en esta segunda etapa en la que se le vio una gran evolución?
Fue increíble, me gané una caja misteriosa donde preparé mollejas con salsa de piña, era un plato que nunca había cocinado, pero uno siempre tiene que arriesgarse aunque haya platos que no nos gusten, afortunadamente a los jurados y en especial a Jorge Rausch le encantó. Y en varios de los retos estuve entre las mejores.

Entonces ¿por qué ahora está fuera de la competencia?
No sé qué fue lo que primó para que yo no pudiera continuar en el programa, porque sinceramente nunca tuve mala actitud, mis platos en esta segunda etapa fueron casi todos buenos. Quizás una de las fallas en una de las preparaciones que les presenté a los chefs, fue que se me olvidó echarle sal al aguacate, eso no me lo dejaron pasar. La decisión de los jurados fue que yo saliera y es respetable, finalmente, solo un participante va a ser el ganador.

¿Por qué los chefs en los últimos retos le decían que la veían desanimada?
No sé, la verdad con esta segunda oportunidad traté de concentrarme al momento de preparar los platos y no sé si era porque no me veían sonriendo a toda hora que tenían esa percepción de mí. De todos modos dentro de la cocina se vive una presión muy fuerte, por eso intenté estar centrada en mi objetivo de ser cada día mejor para poder llegar más lejos, pero las cosas no se dieron así y aquí estoy fuera de nuevo.

¿Cree que aprovechó esta segunda oportunidad más que la primera?
Indiscutiblemente sí, a esta segunda etapa le saqué más el jugo y estoy totalmente satisfecha con el trabajo que hice. Aunque el juicio de ellos haya sido sacarme, yo también les agradezco por todo lo que me enseñaron. Creo que vienen muchas cosas buenas, y estoy muy contenta y agradecida con la vida por esta segunda oportunidad.

Cuando la llamaron para el reingreso, ¿cómo tomó la noticia?
Me puse feliz y dije de una que sí. Yo pensé que solo ingresaba una persona y la sorpresa fue grande cuando reingresé con Melanie y con Diorlin. En esa oportunidad tuvimos que preparar conejo, un plato que nunca había cocinado, pero la clase que nos dio Harry Sasson me sirvió mucho y de hecho mi conejo también estuvo entre los mejores platos.

Cómo la recibieron sus compañeros, quienes comentaron que no les parecía justo que ustedes volvieran a entrar cuando ellos ya llevaban un camino recorrido.
Ellos ya estaban en el top 10 de los cocineros que quedaban en la competencia y cuando llegamos nosotras, era como si todo empezara de nuevo. A mí me recibieron bien, sin embargo, me di cuenta de que ellos no estaban contentos con nuestra llegada. Si en mi caso estuviera dentro de la competencia y veo que mis compañeros que ya salieron vuelven a entrar, a mí tampoco me hubiera gustado, pero esas son las reglas del programa.

¿Qué fue lo que más aprendió de esta segunda etapa?
Evité cometer los errores de la primera, como dejarme afectar emocionalmente, dejar que la presión se apoderara de mí y que los comentarios negativos fueran más grandes que mis habilidades culinarias y siento que evolucioné más. El chef Paco Roncero me dijo que la manera de emplatar había mejorado mucho y siento que aproveché al máximo esta oportunidad y les demostré a mis compañeros que no era una competidora débil.

Ahora que está nuevamente afuera, ¿está convencida de que la cocina es a lo que realmente quiere dedicarse?
Claro que sí, suena loco y es difícil estar metido en una cocina, porque hay mucha presión, pero si uno ama lo que hace, sale adelante. Estoy muy motivada a estudiar y a prepararme para poder montar en poco tiempo mi propio restaurante.

¿Cuál es su especialidad en la cocina?
A mí me gusta mucho preparar mariscos y pescados.

¿Quién quiere que gane MasterChef?
Mis favoritos son Federico, José y Paulo. Quiero que el premio se quede entre alguno de ellos tres.