El tráfico ilícito de migrantes y contrabando es verdaderamente una preocupación global, pues afecta a un gran número de países del mundo que son puntos de origen, tránsito o destino. Por ello les recomiendo “ALTO Frontera”, una nueva serie que nos presenta el canal A&E todos los domingos a las 9:00pm con repetición a las 9:25 pm y los martes 9:10pm.

Cada semana, A&E nos mostrará de cerca a las personas que arriesgan todo al cruzar los puntos de control y las dramáticas situaciones que surgen al ser descubiertos por los agentes de deben marcarles firmemente: ¡ALTO! FRONTERA.

Narrada por el reconocido actor y conductor mexicano Julio Bracho con 15 episodios exclusivos que revelan los ingeniosos métodos de contrabando como los casos más recurrentes de personas que arriesgan todo para burlar los controles de seguridad para contrabandear alimentos, prendas u objetos en la búsqueda de comercializarlos para subsistir y sostener a sus familias.

En las fronteras terrestres se busca poner alto al pase ilegal de mercancías prohibidas o divisas sin declarar. Hombres y mujeres, muchos de ellos pequeños comerciantes, que luchan por sobrevivir mueven productos que luego serán vendidos a mayor precio a poca distancia del pase fronterizo. Los agentes especializados deben actuar con eficacia al intervenir a quienes han ignorado la ley.

En los aeropuertos y en los depósitos de cargas, ALTO FRONTERA muestra al detalle las sofisticadas técnicas policiales que se activan día a día para frenar a los ingeniosos métodos ilícitos de avezados criminales y, también, ingenuos pasajeros.

Las cámaras de ¡ALTO! FRONTERA de A&E muestran al detalle cómo seis países latinoamericanos intentan frenar el contrabando que llevan a cabo desde organizaciones ilícitas internacionales hasta personas buscando generar un pequeño ingreso. Una tarea titánica ante los miles de personas que cruzan diariamente las fronteras con la intención de burlar los controles fiscales y comerciales.

El primer episodio de esta nueva serie nos ubica, como primera experiencia, en Chile, en el aeropuerto Arturo Merino Benítez, frontera aérea internacional ubicada a 17 kilómetros de Santiago de Chile. Es uno de los aeropuertos más modernos y activos de Sudamérica, considerado como una puerta de entrada al Continente. Alrededor de 27.000 personas cruzan diariamente esta frontera, de hay quienes se hacen pasar por turistas para transportar mercancías ilícitas ocultas. Los controles policiales y aduaneros están atentos para detectarlos. Un ciudadano puertorriqueño es detenido por intentar ingresar con dos maletas sospechosas que tenían un doble fondo que llevaba un cargamento de drogas de diseño, más precisamente éxtasis.

En la frontera de Colombia con Ecuador, en la ciudad de Tulcán, se encuentra uno de los centros comerciales con más movimiento del Ecuador y que es visitada por colombianos que buscan mejores precios. Allí la Aduana en el puente Internacional Rumichaca, es la encargada de controlar los vehículos que ingresan al país. El ingreso de productos comerciales sin declarar es una de las mayores problemáticas con las que se encuentra la policía Nacional.

En Colombia, a 15km del centro de Bogotá se encuentra la terminal de carga aérea más grande y activa de todo el país, que conecta el país con más de 50 rutas nacionales e internacionales. Un terreno de 70.000 m2 divididos en tres bodegas en donde circula el mayor volumen de América Latina: casi 700.000 toneladas anuales. Para poner un alto al envío de paquetes con contenidos ilegales, hay 3.000 empleados y agentes de la dirección antinarcóticos que revisan cada correo. Este capítulo muestra como en esta terminal un sagaz agente descubre que un objeto decorativo de metal lleva un compartimento con cocaína líquida, indetectable para el perro detector de drogas.

En Perú, en la frontera sur con Chile, el complejo fronterizo Santa Rosa (en Tacna) recibe alrededor de 280.000 personas anualmente provenientes de Arica (Chile). Se estima que allí se realiza casi el 20% del contrabando del todo territorio peruano. Para mantener el control, los agentes inspeccionan a todas las personas y vehículos que transitan por la aduana.

Le interesará leer: History revela “Secretos de Guerra” en Latinoamérica durante la Segunda Guerra Mundial

En Colombia, en la frontera norte con Venezuela en el puente internacional Simón Bolívar, cruzan diariamente alrededor de 45.000 personas a pie por el paso que une Cúcuta con San Antonio de Táchira. Al abrirse esta frontera, muchas personas comercializan mercancías de manera informal y el deterioro de la actividad económica en Venezuela dio lugar a más y nuevos tráficos.

El más común es el ‘pitufeo’, nombre con el que se conoce el tráfico ilegal de carne en pequeñas cantidades. Este representa el 11% de consumo de carne en todo el país colombiano, por lo que las autoridades intentan poner un alto a esta actividad ilegal.

Estas historias son solo las primeras que conoceremos en esta nueva serie de A&E ALTO Frontera, que muestra el accionar de los distintos agentes de aduana, aeropuertos y pasos fronterizos para frenar la actividad ilegal de muchas personas en América Latina que ejercen delitos severos como el narcotráfico, así como otros casos en las que personas se arriesgan a cruzar a la frontera para contrabandear alimentos, prendas u objetos en la búsqueda de comercializarlos para subsistir y sostener a sus familias.

Google News Síguenos en Google News