Ya sea desde un celular, una Tablet o la misma consola, los videojuegos hacen parte de la vida diaria de las personas. Hay quienes lo juegan en casa, en la de sus amigos, de camino a un viaje e incluso, en el trabajo. En los últimos años, la tendencia de los videojuegos ha cambiado y los “gamers” han dejado de ser adolescentes que se la pasan todo el día frente a una consola, para convertirse en seres con cultura y habilidad para jugar de manera sobresaliente, destacándose en conocimientos técnicos de videojuegos, computadoras y consolas.

Sin embargo, esta pasión por los videojuegos no solo está presente como actividad para “pasar el rato”, sino en sumergirse en un mundo totalmente diferente que abre la posibilidad de cambiar la vida a otras personas a través de la participación en los eventos más importantes del mundo como el Game Jam, el espacio que busca incentivar a los asistentes a explorar nuevas herramientas tecnológicas y demostrar habilidades en diseño, desarrollo y creación de videojuegos en un periodo de tiempo. 

De acuerdo con Andrés Martínez Tobar, director del programa de Animación y Posproducción Audiovisual de Areandina, “Game Jam es un torneo de desarrolladores de videojuegos en el que deben realizar un proyecto completo en 48 horas, desde el desarrollo de la idea, pasando por el diseño de los personajes y ambientes hasta llegar a la programación de todos los elementos para que el video juego pueda ser funcional. Este tipo de proyectos buscan fortalecer las habilidades de los nuevos talentos en el desarrollo de una tendencia a nivel de comunicación y entretenimiento como lo son los videojuegos”

El evento de diseño y desarrollo que se realizará del 22 al 24 de octubre con lanzamiento el 9 de noviembre de 2021, integra un tema social la cual tiene como propósito diseñar y desarrollar videojuegos móviles como herramientas terapéuticas a la ansiedad y depresión en adolescentes. “En los últimos dos años, hemos visto un aumento de casos en estos tipos de trastornos y basados en estas estadísticas, queremos que este tipo de herramientas, aparte de entretener, puedan aportar su granito de arena para limitar este tipo de consecuencias de la pandemia”, explica el director Martínez.

El torneo organizado por la universidad Toulouse Latrec en Perú, la cual lleva dos versiones localmente, por primera vez se convierte en un evento internacional uniendo a la Fundación Universitaria del Área Andina en Colombia y la universidad Pontificia Universidad Católica del Ecuador con el propósito de realizar un evento con un concepto social para restituir en temas complejos que afectaron a las personas en los últimos 2 años y donde el resultado de los videojuegos estarán alojados en un canal propio de Play Store.

Por otra parte, los videojuegos tendrán una opción de donación de dinero que será recolectado para ayudar a todos los procesos que tiene el movimiento Fe y Alegría. “El desarrollo de los videojuegos tendrá el soporte y el acompañamiento de las carreras de Desarrollo de videojuegos de Perú, el programa de Comunicación Social en Ecuador y el programa de Animación y Postproducción Audiovisual de Areandina en Colombia, cada uno de los videojuegos tendrá un botón o un enlace de donaciones, donde los voluntarios podrán hacer sus aportes que llegarán directamente a la organización Fe y Alegría”, explica el director Martínez.

Más allá del entretenimiento, los videojuegos en niños y personas mayores pueden traer beneficios para la salud y el cerebro. Para el director Martínez, “con la vinculación online, los niños crean contactos, amistades en cualquier parte del mundo, además del desarrollo psicomotriz de sus habilidades motoras, el pensamiento lógico y crítico o la toma de decisiones; en adultos mayores, facilita el análisis y la comprensión de los datos, fortalece las habilidades motoras y favorece en el fortalecimiento de su memoria previniendo en cierta parte el avance de enfermedades como el alzhéimer o el túnel carpiano. Existen estudios científicos en el que los videojuegos de acción mejoran los procesos cognitivos, los juegos de estrategia la toma de decisiones, los videojuegos de deportes las habilidades motoras y la agilidad mental, los videojuegos de realidad aumentada por localización promueven la actividad física como lo hizo Pokémon GO en su momento”.

Finalmente, el director Martínez resalta que la didáctica que tiene el desarrollo de los videojuegos es llevar de lo análogo a lo digital todos los elementos que puedan generar una distensión en la ansiedad y la depresión. “los videojuegos pueden llegar a desarrollar altos niveles de adrenalina, dopamina y serotonina que son las hormonas que permiten reaccionar de manera adecuada al estrés, la sensación de placer y la sensación de felicidad y queremos demostrar que los videojuegos pueden tener otros fines aparte del entrenamiento. Esta herramienta se ha convertido en una oportunidad para la educación, para la salud, para el mercadeo y hasta para el deporte”.

Te interesará: Google Nest Mini: Un gran sonido, una gran ayuda.

Abre una cuenta en Star+ hoy mismo y conéctate con un mundo de deportes y entretenimiento. Click para ver.