Petite Amie es el proyecto alterno de Carlos Medina, bajista de Little Jesus, que creó con Aline Terrein (voz), Isabel Dosal (voz), Santiago Fernández (bajo) y Jacobo Velazquez (guitarra).

“Refugio” es el cuarto sencillo que lanza la agrupación y es una canción sobre una pérdida profunda. En ella, se expresan las dos caras del duelo: melancolía por los momentos compartidos con un ser querido y ese sentimiento de vacío abismal que deja su ausencia. A pesar de esto, “Refugio” termina siendo una oda a la vida y a su final inescapable.

«Decidimos grabarnos bajo el agua, haciendo cosas cotidianas como trabajar, o leer o lo que sea, porque el agua representa la tristeza que cargamos en todo lo que hacemos y al final lo más duro es que, a pesar de que perdiste a alguien, la vida sigue como si nada. Queríamos capturar lo solxs que nos podemos sentir aunque estemos rodeadxs de personas. Hay emociones que son tan intensas que parece que estás empapadx por lo que sientes, como si ya no pudieras respirar. En el agua encontramos otro universo donde todo se siente más lento y más silencioso, y a veces eso es mirar al mundo con ojos tristes,» cuenta la banda.

Las letras de sus canciones se caracterizan por la expresión de la angustia existencial generada por la búsqueda del “yo” en un mundo cada vez más impersonal, en donde la línea entre la realidad y lo virtual se cristaliza. En ese sentido, la música de Petite Amie fluctúa entre distintos géneros, tomando como base el rock pop psicodélico. Entre sus influencias principales, destacan clásicos como los Beatles y Pink Floyd, y sonidos más nuevos como Big Thief, Magic Potion, Unknown Mortal Orchestra y Crumb.

También te puede interesar: