«‘Dearest’ toca el tema de extrañar a tus seres queridos mientras estás lejos de casa. Con una sensación de calma y consideración, apoyada por un sonido de tambor tranquilo, el bajo y la guitarra se entrelazan con una voz repetitiva por encima,» cuenta la banda.

¿Recuerdas la vez que el portero corrió tras unos niños borrachos por el lago afuera del bar? Mientras se sumerge en el lago, se raspa el estómago con algo afilado en el agua, pero lo alcanza y regresa con uno debajo de cada brazo. Al mismo tiempo, el cantante de la banda que está tocando adentro salta desde el segundo piso esperando que el candelabro que agarra lo aguante. No es así. Fiestas interminables y constantemente evitar las visitas de la policía o el control de licor. ¿Aún nada? Esta fue la escena de fiesta de los 90 en Bergen y Villa Amorini fue el lugar donde todo sucedió.

Comenzó como un lugar elegante para cenar en los ochenta y evolucionó a un club extravagante con cientos de artistas y DJs en camisas coloridas y lentes demasiado grandes. Esto pinta el escenario del segundo álbum de Orions Belte. Sigue siendo una mezcla de todos los sonidos que les gustan, recordando épocas que no experimentaron, tratando de navegar en su propia atmósfera musical. Caótico y tranquilo al mismo tiempo.

Villa Amorini se grabó en Norsk Riksstudio con el ingeniero Njål Paulsberg, quien se aseguraba de que la música sonara bien pero al mismo tiempo dejaba a la banda sola para tocar juntos por horas y horas, esculpiendo la base del álbum. Donde su debut fue veraniego y soleado, este álbum se inclina un poco más hacia la gran ciudad, la vida nocturna y sobras del refrigerador. Mezclado como siempre por el magnífico Matias Tellez.

Villa Amorini se estrenará a través de Jansen Records el 9 de abril.

También te puede interesar: