grecia pierde a su autor mas universal mikis theodorakis mikis theodorakis

Mijalis «Mikis» Theodorakis, fallecido este 2 de septiembre en Atenas a los 96 años, fue una de las figuras más importantes y emblemáticas de la Grecia contemporánea, no sólo por su música, sino porque también encarnó las luchas políticas y sociales que marcaron a su país y al mundo en el siglo XX.  Se convirtió en el símbolo de la resistencia en Grecia.

Si bien saltó a la fama mundial por la película de 1964 protagonizada por Anthony Quinn, Theodorakis es autor de una obra prolífica que va desde sinfonías hasta oratorios e incluye una importante contribución a la renovación de la música popular.

«Hoy hemos perdido una parte del alma de Grecia. Mikis Theodorakis, nuestro Mikis, el profesor, el intelectual, el resistente, se ha ido. El que hizo que todos los griegos cantaran a los poetas», dijo la ministra griega de Cultura, Lina Mendoni.

‘Zorba el griego’ fue nominada a siete premios Óscar, incluida y se quedó con tres: a mejor fotografía, dirección de arte y actriz secundaria, para Lila Kedrova. En el filme también actuaron Irene Papas y Alan Bates. La música de Theodorakis destacó por sus candidaturas al Globo de Oro y a un Grammy.

Su colaboración con Cacoyannis le cambió la vida, gracias a ‘Zorba el griego’ su nombre se internacionalizó y a partir del estreno fue invitado a componer la música de otras películas, como ‘Z’ y ‘Estado de sitio’, de Costa-Gavras, y ‘Serpico’, del estadounidense Sydney Lumet. Esto lo llevó a escribir otro de sus grandes legados internacionales fue la composición del ‘Canto General’, del poeta chileno Pablo Neruda.

Además, fue parlamentario, ministro y militante comunista durante gran parte de su vida, aunque en 1989 fue candidato independiente por el partido de centroderecha Nueva Democracia, lo que le valió críticas de quienes lo consideraron un traidor.

Fue un activista, defensor de la libertad, el medio ambiente, los derechos humanos y de la infancia y un opositor acérrimo a la violencia y la guerra.

En la década de los 60 se convirtió en una figura sobresaliente en la escena internacional y fue, junto a la actriz y cantante Melina Mercuri, el símbolo de la resistencia a la dictadura en Grecia.

En 1964 los Beatles grabaron una versión de su canción Honeymoon (Luna de miel), en los 80 Moscú le dio el Premio Lenin de la Paz y en los 90 recibió el Premio Musical de la Unesco.

Realizó una gira humanitaria en 1994 que lo llevó a varios países de Europa, Canadá y Estados Unidos dirigiendo una megaorquesta de 150 músicos y cantantes.

Theodorakis era de esos hombres que son más grandes que la vida, un músico que tenía su propio Olimpo.

Puede interesarte: El legado del legendario baterista de los Rolling Stone