Desde Estados Unidos hasta Munich (Alemania), viajará el BMW 507 Roadster rojo de Elvis Presley para ser restaurado por la marca alemana, y exponerlo en un museo. El legendario deportivo ha pasado las últimas cuatro décadas en un almacén y expuesto a la intemperie, motivo por el que los trabajos de arreglo durarán años.

De este modelo sólo se produjeron 254 ejemplares entre 1955 a 1959 del cual uno fue entregado a Elvis cuando vestía de uniforme militar y se encontraba de gira en Alemania. Estos vehículos fueron vendidos en su mayoría a las celebridades y a la realeza, pero Elvis Presley lo compró durante su  gira en el país bávaro. El modelo siempre ha sido considerado como un lujo y un símbolo de estatus. Estrellas del cine y la música son algunos de los compradores del biplaza, incluyendo a Úrsula Andress, Alain Delon, Toni Sailer y al Rey del Rock.

Elvis logra conocer este carro gracias a las carreras de montaña que en 1957 Hans Stuck realizó en la región después de haber estado en una exposición en el Salón de Frankfurt de 1955. Cuando Elvis lo compró ya tenía un motor V8 de segunda mano que le permitía producir 150 hp y era originalmente blanco, pero la leyenda dice que Elvis se cansa de las mujeres que escribían sus números de teléfono con lápiz labial y lo pinta de rojo.

Aunque no es claro que pasó con el carro después de la gira de Elvis por Alemania, el carro sufrió daños por ser abandonado a la intemperie, y 60 años después vuelve a su origen de producción para ser restaurado y exponerlo en el BMW Classic Center donde se encuentra con los expertos de Conergy. La forma como el BMW 507 del Rey del Rock’n Roll, encuentra su camino para llegar al Museo BMW, es bastante notable. Estamos encantados de que al BMW Group Classic se le haya dado esta confianza “, dice Ulrich Knieps, Director de BMW Group Classic.