BMW sorprende hoy con una innovadora propuesta de movilidad eléctrica para el agua. Se trata de Torqeedo, un bote que integra la batería del BMW i3 de alta capacidad en el sistema eléctrico de propulsión del barco – integrando el concepto de sostenibilidad de BMW i que encuentra nuevas aplicaciones.

BMW i continúa impulsando la innovación sostenible con su tecnología y enfoque futurista integrado. Y ahora la batería de alto voltaje desarrolladaa para el i3 no sólo está impulsando la movilidad libre de emisiones en el camino, sino en el agua también. El Grupo BMW está suministrando baterías de iones de litio a partir de su planta de Dingolfing a la empresa alemana Torqeedo. El fabricante de vehículos marinos esta utilizandolas para el almacenamiento de energía en sus sistemas de accionamiento eléctrico de alto rendimiento Deep Blue.


Torqeedo fue fundada en 2005 en Starnberg, Alemania y es líder a nivel mundial como proveedor de sistemas de propulsión híbridos y eléctricos para embarcaciones a motor 1-160 HP para yates de vela y aplicaciones marinas comerciales, tales como transbordadores y taxis acuáticos.

Las baterías de alta tensión de BMW i formarán parte integral de una amigable, silenciosa, y rentable alternativa que no dañe el medio ambiente.

“Vemos en la decisión de Torqeedo de utilizar baterías de alto voltaje BMW i para su sistema de propulsión “azul profundo” como una prueba más de que podemos construir los sistemas de propulsión del futuro sin necesidad de comprometer el rendimiento, la innovación y la sostenibilidad”, explica el Dr. Alexander Kotouc, Jefe de Producto de Gestión de BMW i. “Esta transferencia exitosa de la última tecnología del automóvil al agua es una prueba del valor del enfoque integrado que sustenta BMW i.”

BMW Group desarrolla y ensambla baterías de alto voltaje para vehículos eléctricos e híbridos enchufables en casa. La batería de iones de litio creada para el  BMW i3 comprende ocho módulos, cada uno con 12 células. Los conectores, cables, sensores de monitoreo y sistema de calefacción y refrigeración también se han desarrollado específicamente para el BMW i.

El desarrollo y experiencia en la fabricación de BMW Group proporciona la base para sus continuos avances en el campo de la tecnología de las baterías. El último ejemplo de esto es la batería de alto voltaje en el i3 . Aunque su tamaño y peso se mantuvo sin cambios de la versión anterior, su capacidad se incrementó en más de 50% a 94 Ah / 33 kWh.

Gracias a la capacidad plug-and-play que los diseñadores han incorporado en las baterías BMW i3 desde el primer momento, la tecnología ofrece un amplio margen para aplicaciones más allá del sector de la automoción. El fabricante del sistema de propulsión para barcos, Torqeedo, combina baterías de iones de litio a partir de BMW i con su más potente gama de motores para las unidades interior y exterior y sistemas híbridos con hasta 160 CV.

“Las Baterías de alto voltaje del BMW i son un modelo de extraordinaria fiabilidad y rendimiento en la movilidad eléctrica”, explica Christoph Ballin, Co-fundador y CEO de Torqeedo. “Ellos nos permiten entregar el “arte” de la tecnología de propulsión eléctrica y la gestión integrada de energía a embarcaciones de recreo y aplicaciones marinas comerciales.”

Este uso innovador de  baterías BMW de alto voltaje I para proporcionar la propulsión eléctrica en el agua es sólo un ejemplo de la gran variedad de aplicaciones que pueden ser abastecidas por este concepto sostenibilidad integrada. Otra área es el almacenamiento de energía estacionaria, donde también se utilizan las baterías para aumentar la eficiencia energética de los edificios residenciales y comerciales, proporcionando almacenamiento intermedio para la energía renovable generada en instalaciones de energía solar y eólica.

Además, las baterías de alta tensión de BMW i también se pueden reutilizar para este propósito después de que hayan terminado su vida útil en un vehículo. En términos de sostenibilidad, la reutilización de las baterías tiene mucho más sentido que el reciclaje de manera prematura. Esto llevó al grupo BMW a desarrollar escenarios que prevén una “segunda vida” para las baterías después de su servicio en un coche, incluso antes de que el BMW i3 se lanzara al mercado. Este tipo de reutilización tiene un papel clave que desempeñar en la transición a la energía verde – y la siempre creciente demanda de almacenamiento intermedio de energía renovable que se produce como resultado.

 

Con estas nuevas aplicaciones, y la visión futurista de BMW, vislumbramos desde ya un planeta mucho más viable. ¿Ud. qué piensa al respecto?